jueves, 27 de diciembre de 2012

Crítica 'Rompe Ralph'


Trailer

Sinopsis
Durante décadas, Ralph ha vivido a la sombra de Repara-Félix Jr., el chico bueno de su videojuego. Cansado de ser el malo de la historia, Ralph decide tomar el asunto por sus propias y gigantes manos, y se lanza en un viaje a través de los distintos mundos y generaciones de videojuegos para demostrarle al mundo que él también puede ser un héroe. 

Crítica

Sentimientos a 8 bits

En mi crítica anterior, a ParaNorman, acabe con la frase "Pixar, ve con ojo". Tengo que reafirmarme con ello, y esta vez la culpa es de Disney, ese estudio que nos trajo aquellos grandes clásicos (Pinocho, Hércules...) y que se perdió en estandartes de princesas y películas fáciles de olvidar. Ahora empieza a renacer, y la prueba más clara de ello es Rompe Ralph. Sabe a Pixar.

En el film nos encontramos a Ralph, uno de los personajes más carismáticos que ha dado el cine de animación en los últimos años. Y es que la apuesta de Disney por escoger como protagonista a un villano es un gran acierto, empatizamos en seguida con el personaje principal, al igual que con los secundarios: Des de un curioso Felix hasta la maravillosa Vanellope que es tan "cuqui" como aquella pequeñaja de Monstuos S.A., pasando por la sargento Calhoun que quizás no aparece tanto como debería. 

Y la trama es otro gran acierto, recordando a mi querida 'Toy Story', la película nos habla de lo que hacen los personajes de videojuegos cuando nadie está mirando. La gran D ha creado un grandioso universo donde todos los juegos están unidos entre si en una "estación central", y es evidente que hay mucho que explorar en posibles secuelas ya que aquí a solo visitamos (principalmente) 3 juegos y e dejan con ganas de mucho más. 
Y donde más monedas echamos es en Sugar Rush, un juego de carreras al más puro estilo Mario Kart en un mundo colorido y hermoso lleno de dulces. "¿Des de cuando hay tanta violencia en los videojuegos?" Dice Ralph al llegar a Hero's Duty, otro de los juegos que visitamos,
una mezcla entre Halo y Call of duty que nos ofrece la visión de los actuales videojuegos, con bug incluido.

Quizas sea excesivo el tiempo que pasamos en Sugar Rush, pero aún así nuca desconectas de un film que sobrepasa el entretenimiento y ofrece esa magia que la hace muy difícil de olvidar, sobretodo para gamers, quienes se lo pasarán de lujo intentando captar todos los guiños que tiene ocultos Rompe Ralph.

Con un humor muy bie llevado, unos personajes bien cuidados, unos giros de guion excelentes y una animación soberbia, Rompe Ralph es la segunda mejor cinta de animación del año (tras It's Such a Beautiful Day) y una propuesta mucho más superior a la que Pixar nos ha traído este año. Entre LAIKA (y su reciente Norman), Ghibli y el regreso de Disney el 2013 apuesta a ser un año lleno de animación que nos volverá a maravillar. Para que la espera no sea tan larga, ve al cine a disfrutar de estos excelentes sentimientos a 8 bits.

8/10

Paperman
Y además, por el precio de la entrada, antes de disfrutar de Rompe Ralph, verás un maravilloso corto llamado 'Paperman'. "Su belleza radica en su sencillez", decía Walter en El gra Lebowski, una frase que podría servir para definir esa proeza que es Paperman.
Con una historia simple, y un blanco y negro que parece directamente dibujado, está breve historia de amor te llega al corazón en un instante. Ya no tienes excusa para perderte todo esto.
8/10

domingo, 16 de diciembre de 2012

Crítica 'El alucinante mundo de Norman' (ParaNorman)


Trailer

Sinopsis
Los aterrorizados habitantes de un pueblo asediado por zombis sólo pueden pedir ayuda al incomprendido Norman, un joven que sabe hablar con los muertos. Pero éste, para salvar a su pueblo de una antigua maldición, no sólo tendrá que enfrentarse con zombis, sino también con brujas y, sobre todo, con un grupo de adultos subnormales.

Crítica
Huesos de plastelina


Es hora de aceptarlo. A algunos les costara más que a otros, pero las cosas son así. Hace ya 13 años y algunos todavía no se lo creen. Solo podemos llorar y asumirlo. Bruce Willis estaba muerto en ‘El sexto sentido’. Solo era un muerto más en los ojos del niño. Niño que podría haber sido de… ¿Plastelina? Así es el protagonista de ParaNorman, un niño llamado Norman (No jodas, yo pensaba que se llamaba Para) que ve fantasmas por todo su pueblo y acabará envuelto en una movida llena de zombies.

Hay que reconocer que no suena muy original, pero por suerte, lo es.  ‘El alucinante mundo de Norman’ es una película con unos personajes perfectamente moldeados (Es un chiste, sí) hasta conseguir desbordarlos de carisma.  Así que nos encontramos ante un producto que en un principio parece algo normalito pero que mientras avanza se convierte en un film con mucha  más alma de lo que pensábamos, haciéndonos recordar el maravilloso cine al que Pixar nos tiene acostumbrados. Y evidentemente, tiene su moraleja. ParaNorman habla de la aceptación y de ser diferente a los demás, todo ello de una forma directa pero hermosa.

Además no cuenta con un guion hecho directamente hacia los niños, de hecho, tiene muchos toques hechos completamente para adultos.  Es la primera vez que en una película de esta clase veo un giro de guion como el que se le da al final a la relación entre la hermana de Norman y el amigo cachas. Y por otro lado, el guion también cuenta con varios homenajes al cine de terror realizados de una forma original y muy divertida.

Me siento obligado a hablar de la animación, es un stop motion brillante con una escena allá por el tramo final que te deja con la boca abierta. De las mejores escenas que he visto últimamente en animación. 

En definitiva, ParaNorman es una película divertida y maravillosa, una pieza a recordar entre los amantes de la animación. Antes de finalizar, tengo que decir que LAIKA nos está malcriando: Hace unos años nos trajo la excelente ‘Los mundos de Coraline’ y ahora la brillante ‘ParaNorman’, Pixar, ve con ojo…

8/10

sábado, 8 de diciembre de 2012

El thriller (norte)americano de los años 90 en sus films invisibles u olvidados

Muy buenas, hoy no escribo yo en Fila Diez VIP, escribe "La Guadaña Cinéfila". Pasará por aquí de vez en cuando hablando de cine clásico u otras facetas del cine. No os lo perdáis, escribe de fabula.

Por la Guadaña Cinéfila como colaboración especial para FILA DIEZ VIP.


Cuando se piensa en el thriller estadounidense de los años 90, variante cine negro y policíaco, enseguida asoman a nuestro recuerdo una serie recurrente de destacados directores y sus más conspicuos trabajos: Tarantino y Pulp Fiction (o Reservoir Dogs), Bryan Singer y Sospechosos habituales, Jonathan Demme y El silencio de los corderos, Oliver Stone y JFK, Martin Scorsese y Uno de los nuestros (o El cabo del miedo), David Fincher y Seven, Michael Mann y Heat, Paul Verhoeven e Instinto básico…

         Incluso, ampliando un tanto los márgenes de nuestra selección y aceptando algunas muestras de thriller "de autor" (lo que no significa que los cineastas nombrados no lo sean), esto es, un cine en el que se mezclan los arquetipos y códigos más reconocibles del género con elementos "personales", atribuibles a la inefable mirada o el estilo de sus creadores, tenemos a David Lynch y Carretera perdida (o Corazón salvaje), los hermanos Coen y Fargo (o Muerte entre las flores), a Jim Jarmush y Ghost Dog…

         Bien. No está nada mal: sólo en esta selección tenemos horas y horas de cine de calidad, lo mejor probablemente que ha dado el género negro dentro de los límites temporales y espaciales referidos al principio (los años 90 en los Estados Unidos).

         Pero hay más, mucho más. Cineastas quizá no tan reconocidos o brillantes como los mencionados más arriba, algunos injustamente relegados al ostracismo después de uno o dos buenos títulos o, simplemente, nunca reivindicados en su justa medida. Y películas. Películas que siendo excelentes no consiguieron el beneplácito del público o que, a pesar de gozar de cierta notoriedad en su momento, se vieron eclipsadas por la llegada de una nueva hornada de títulos, una nueva corriente dentro del género o la irrupción de un nuevo gurú de la “modernidad” (el cineasta capaz de imponer un ¿nuevo? estilo visual o narrativo).

         Este pequeño estudio pretende exactamente eso: rescatar una serie de buenos thrillers de los años 90 que o nunca fueron valorados en su justa medida o han acabado siendo olvidados o, sencillamente, pasaron desapercibidos dentro de la siempre abultada cartelera cinematográfica.

         Como suele suceder en estos casos, algunos de los films serán apreciados y sobre otros se opinará que nunca debieron ser reivindicados aquí. Bien, si uno solo de los seguidores habituales de Fila Diez VIP descubre un film que no conocía y que le ha acabado resultando gratificante, daremos por bueno el tiempo y el esfuerzo invertidos en este dossier. Un dossier que se estructurará mediante la publicación periódica de un film, del que se incluirán su ficha técnica y una breve valoración crítica, sin olvidar algunas de las claves de su argumento o intenciones. Esperamos que sea de su agrado. 
Vamos con la primera película.

martes, 4 de diciembre de 2012

Crítica 'End of watch' (Sin tregua)


Trailer

Sinopsis
Dos jóvenes policías de Los Ángeles, Taylor (Jake Gyllenhaal) y Zavala (Michael Peña), se dedican a patrullar en las calles más humildes del sur de la ciudad. Sus vidas se pondrán en peligro después de confiscar un alijo de dinero y armas de un cartel de la droga, durante un control de tráfico.

Crítica
Bad cops

El 2012 llega a su fin, ya queda muy poquito a un año que ha sido bastante correcto en cuanto a cine. Pero como se suele decir, lo mejor está por llegar (*tos* El Hobbit *tos*) y en este tercio final se nos presenta ‘End of watch’ con dos nominaciones a los Spirit en sus espaldas. ‘Sin tregua’ nos sitúa en Los Angeles para contarnos otra historia policiaca…bueno, otra tampoco, viene a ser la historia de siempre contada de manera distinta. Y es que David Ayer decide que los mismos protagonistas grabaran su historia, otorgándoles cámaras a los policías. Ese sencillo detalle es lo mejor del film, gracias a eso podemos disfrutar de una película de policías trepidante y sintiendo que realmente te juegas la vida a cada momento. 

Así que mezclando imágenes de fuera y del policía nos hablan de una banda de narcos que quiere acabar con ellos. Como he dicho, la historia de siempre. Es una lástima que no hayan juntado la idea de las cámaras con un guion más sólido y no en el que se llevo a cabo al final, con unos protagonistas sin demasiado interés , unos secundarios que más bien parecen maniquís y unos narcotraficantes clicheados al máximo.

Si bien es cierto que las escenas de acción están excelentemente filmadas, no tienen demasiado interés ya que des de un principio uno se da cuenta que más que policías son superhéroes. Nunca fracasan. Haya  fuego o un montón de gente con armas ellos consiguen salvar perfectamente la situación, solo falta que luego vayan a comer unos donuts.
Y al final, en esa “épica” conclusión de 15-20 minutos con un gran tiroteo, sencillamente, te aburres. Y la cosa empeora según se acerca el desenlace y ves el toque dramático que se le está dando, para luego tirarlo a la basura con un estúpido acontecimiento, al que acompaña una flashback final sin demasiado sentido ni gracia. 

Todo lo mencionado anteriormente es una pena, porque aunque sus personajes no tengan demasiado interés, los dos protagonistas están bastante correctos demostrando una gran química entre ambos. Cabe destacar a Michael Peña que se entrega en cuerpo y alma e incluso quizás logre emocionar un poco en ese horrible desenlace. 

En conclusión la podríamos tomar como una película fallida. Pese a intentar buscar la innovación por todos lados, un par de cámaras no cambian nada… ¿O sí? ¿Nos apuntamos al cuerpo de policías? 

5/10

jueves, 22 de noviembre de 2012

Crítica 'César debe morir'


Trailer

Crítica
Maten a César


Y tras la crítica de la semana pasada, el cine me sigue sorprendiendo. Este viernes se estrena la nueva película de Pablo y Vittoria Taviani (que ya lleva el oso de Oro en la trastienda), el film sigue los pasos de Fabio Cavalli, organizador del taller de teatro de una crítica italiana donde se representara Julio Cesar.

Lo curioso es que los convictos son realmente convictos, de hecho, prácticamente es un  documental. El caso es que es un film brillante, enseñando todo lo libre que se siente uno al actuar incluso estando entre rejas. Resulta hermosamente irónico.

Y la ironía sigue cuando puedo afirmar sin problemas que el reparto, esa serie de nuevos actores, es uno de los mejores del año. Cada uno de los convictos retrata a la perfección la soledad y la libertad, y en ocasiones te hielan la sangre con tan solo una mirada.

 Al no tener una trama compleja, había que contarla de una forma especial, y los Taviani deciden rodar casi toda el film en un precioso blanco y negro, para dar el color en la parte redundante de la película. Y, eso sí, haciendo planos brillantes a casi cada minuto. De nuevo, es irónico lo hermosa que puede parecer una cárcel.

En conclusión, una película muy disfrutable sobre una gran forma de vida como es el teatro, capaz de hacerte volar estés donde estés.  Si ya lo decía Chaplin, la vida es una obra de teatro que no permite ensayos…

8/10

martes, 13 de noviembre de 2012

Crítica 'Holy Motors'

No estoy muy seguro de que lo que haya escrito sea una crítica, pero tampoco de si lo que he visto es una película. Gracias por leer y por las 20.000 visitas que hemos superado :D


Trailer 

Sinopsis
Un día en la vida de un ser con múltiples caras: asesino, mendigo, ejecutivo, monstruo, padre de familia... El protagonista tiene una identidad completamente distinta en cada una de estas vidas. Encarna personajes como si se tratase de una película dentro de una película. ¿Pero dónde están las cámaras, el equipo de cine, el escenógrafo? ¿Y dónde está su casa, su refugio?

Crítica


Dulce locura

Hace 40 años, Malcolm McDowell decía la siguiente frase en ‘La naranja mecánica’: “Es curioso que los colores del mundo real solo parecen verdaderos cuando los videamos en una pantalla”. Es posible que muchas veces no nos demos cuenta de lo que tenemos hasta que lo vemos reflejado en (por ejemplo) una pantalla de cine. Quizás ese sea uno de los objetivos del cine, no lo sé. Pero, estimado lector, ¿Por qué le gusta el cine? Para mí el cine tan solo son fotogramas repletos de sentimientos, que precisamente buscan eso, hacer sentir cosas al espectador. Hay películas que hacen llorar, otras hacen reír, algunas vergonzosas y otras aterradoras. Pero lo importante es que sientas (o que hagas sentir) con solo una cámara, un proyector y la imaginación. Esa es la esencia del cine, sentir.

¿Por qué he soltado este rollo? Sencillamente porque hay veces que la película se transforma en el sentimiento. Amor, dolor, miedo, angustia, odio, coraje, alegría, deseo... Todas esas cosas, y más, son las pequeñas piezas que componen ese puzle llamado ‘Holy Motors’.

Y ese puzle perfectamente podría ser la creación de David Lynch, quien comparte esa extraña locura con el director de Holy Motors, ya que no es una película precisamente normal. Eso, si no lo sabíais ya, debéis tenerlo claro. No os enfrentáis a algo que se ve y se olvida, ni algo fácil de comprender. Esta es la película más extraña de los últimos años, es como un truco de magia donde Leos Carax nos hipnotiza, prohibiéndonos dejar de mirar la pantalla durante esas 2 horas que dura el film. Y casi siempre estas apreciando imágenes realmente fascinantes, imágenes que muestran la belleza. Porque la vida es bella y, por dios, que bello es vivir
 Esto...¿Qué?
Perdón, que me vuelvo a despistar.           
‘Holy Motors’ aparte de hablar de lo hermosa que es la vida, es una carta de amor al cine. Eso parece estar de moda, ¿No? Entre invenciones de Scorsese y artistas y toreros mudos se ve que existe ese amor por el cine, ¿Eh? Pero Holy Motors es diferente, esta se podría considerar una revisión a muchos género cinematográficos según avanza el protagonista, cada tarea que realiza, un género distinto. Pero manteniendo siempre esa belleza que deslumbra el film, aunque a veces muestre cosas que rozan el máximo de lo bizarro o la fealdad.


‘Holy Motors’ es el raro de la clase pero quién sabe si al verla descubres que es maravillosa. Puede que no lo veas como yo y quieras marginar esa extraña obra pero, sea como sea, tienes que decidir. Imposible que te deje indiferente. 

Y la brillante ganadora del festival de Sitges cuenta además con un sublime protagonista, Denis Lavant se muestra camaleónico y fascinante. Haciéndonos creer que interpretar es fácil de una forma terriblemente perfecta.

El film de Carax es una de las mejores películas del año, si, y una obra maestra, si. Pero da igual. Lo divertido es disfrutar de ella y, sobretodo, tras ella. Sentarse en la butaca y admirarla. Pensar como a alguien puede ocurrírsele tal cosa. Saber que el cine es la vida y que la vida es el cine. Y aunque nadie mire, aunque no haya cámaras, el espectáculo debe continuar.  

8,5/10